Actualmente, el nuevo perfil del consumidor digital peruano prioriza la relación calidad-precio y es más leal a las marcas que ofrezcan una atención personalizada antes, durante y después de la compra.