Los motores de búsqueda califican mejor a los sitios que toman en cuenta este aspecto, dándole mayor visibilidad a tu marca.

¿Alguna vez has estado en una página web o app que no ha sido amigable de navegar? Lograr que ese proceso sea asequible y sencillo tiene un nombre: experiencia de usuario. El llamado Diseño UX / UI, es en definición, según la escuela Coder House, una práctica orientada a mejorar la experiencia que tienen las personas a la hora de utilizar el sitio de una marca u organización.

Tener una mala experiencia mientras navegamos puede costarle muy caro a las empresas y ellas lo saben. Hacer que el usuario termine abandonando el sitio, no se concrete la venta de un producto o servicio, y busque a la competencia es la principal amenaza. De acuerdo a un estudio realizado por Nielsen Norman Group, los usuarios suelen abandonar las páginas web entre los 10 y 20 segundos.

En el plano local

Para Janet Bravo Matienzo, UX Designer Senior en la Digital Factory de Scotiabank, esta disciplina tiene poco más de 5 años de manera formal en el país. Mientras que el UX (User Experience) se encarga de mejorar la experiencia del usuario, el UI (User Interface) se encarga de que visualmente ese proceso vaya acorde a esa experiencia y termine siendo un proceso positivo y amable para quien visita.

La especialista, que también ha formado parte de equipos del equipo de Lab1505, laboratorio de innovación de Promart y parte de C.I.N.D.I, laboratorio de innovación de Inkafarma, América Móvil (Claro Perú) y Grupo RPP, precisa que UX y UI van de la mano.

«El UX es el arquitecto, el que se encarga de realizar los planos de la casa, y establece dónde va la ventana, cómo tienen que funcionar las cosas, y el UI viene a ser el diseñador de interiores, quien orienta los colores y las formas de acuerdo al estilo gráfico de la empresa», explica.

Ambos deben estar orientados a cualquier tipo de pantalla: laptop, tablet, smartphone. Incluso, hoy en día incluso algunos electrodomésticos como refrigeradoras cuentan con un UX / UI desarrollado con el fin de que el usuario se relacione con estos aparatos de manera natural. Lo mismo pasa con los automóviles que cada vez más incluyen más funciones en paralelo mejorando la experiencia.

Para la especialista, comunicadora de profesión, es importante entender que la tecnología tiene tres frentes: el de los negocios, la factibilidad y las necesidades del usuario. «En la intersección de estas tres aristas se encuentra el UX», señala.

Por eso, en un adecuado proceso de desarrollo de experiencia de usuario deben estar involucrados, desde el inicio, especialistas de los tres frentes, a través de mesas de desarrollo ágil que suelen tomar entre 2 a 3 semanas, de manera que el proyecto no se vea interrumpido si una de estos ejes no se pueda desarrollar.

Bravo nos explica, por ejemplo, que en un rubro como la banca, que es tan versátil y dinámico, la mejora para el usuario, tanto en la app como en la web, debe ser continua. «Cada mes se hace un release con una mejora muy grande que cambia la experiencia del usuario, así como también pequeños detalles que suman”» explica. Para ello, es vital tener datos cuantitativos y cualitativos como cantidad de ingresos, clics y transacciones.

Etapas del proceso

Generalmente, el equipo de UX/UI se encuentra en las áreas de innovación o un área independiente de la empresa con el fin de que puedan desarrollar un proyecto siguiendo estas cuatro etapas, cuyo tiempo de ejecución siempre varía de acuerdo a la magnitud del mismo.

  1. Empatizar: conocer a tu usuario y tus stakeholders, con el fin de levantar información.
  2. Definir: aquí los datos reunidos deben aterrizarse para quedarte con la información que es más relevante para ti. En esta etapa se incluye lo compartido en las entrevistas a profundidad realizadas a los usuarios, que deberían ser consultados de manera constante por la empresa.
  3. Ideación: realizar una lluvia de ideas y pensar en cómo resolver el problema identificado. En este punto la idea es lanzar todas las posibilidades sin importar cuán factibles sean.
  4. Testear y prototipar: aquí se quedan las ideas que pasaron el filtro de la etapa tres, y las que finalmente tendrán mayor retribución tanto para la empresa como para el usuario.

Como ves, la metodología del UX es que el usuario esté activo en todo el proceso de creación. La idea fundamental de mejorar la experiencia de quien visita un sitio es precisamente convertirse en la voz del usuario dentro de una mesa de trabajo.


¡Suscríbete al newsletter!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *