Compartimos el artículo de nuestra fundadora, Giuliana Dávila, publicado en el blog Yo soy Tú del Diario El Comercio.

Hoy me tomo una licencia para escribirle a mi mamá, espero sepan comprender.

Querida Edith, debo confesarte que el lunes sentí mucho miedo mientras esperábamos los resultados de tus exámenes. Corrí a la casa a dormir contigo, necesitaba sentir tu olor, sentir tus latidos… aunque casi no pude pegar un ojo, estaba pendiente de tu respiración. Sabes que no soy tan religiosa como tú y papá, pero esa noche recé decenas de padres nuestros y aves marías.

El miedo se apoderó de mí y de mis emociones. Recuerdo haber sentido algo muy parecido en el 2013, cuando te rompiste la rodilla y la tibia y pasaste más de tres horas en una sala de operaciones. Ese día también recé.


¡Suscríbete al newsletter!


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *