Compartimos el artículo de nuestra fundadora, Giuliana Dávila, publicado en el blog Yo soy Tú del Diario El Comercio

A los 20 años, Marisel La Rosa Bravo era una bailarina muy conocida con un futuro prometedor en la danza contemporánea. Pero tenía claro que eso no era suficiente. Los aplausos, los teatros y la danza por sí sola, como un arte formal, ya no la llenaban.

Por ese entonces, había terminado una relación amorosa de casi cinco años y se encontraba en un proceso de búsqueda personal. Necesitaba encontrar algo que conjugue sus dos pasiones: bailar y ayudar a los demás.

Fotografía: Carlo Brescia


¡Suscríbete al newsletter!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *