Junio no es el único momento del año en el que se pueden lograr cambios que beneficien a esta comunidad.

Josué Parodi es afrodescendiente y homosexual,  sabe muy bien lo que es la discriminación. De hecho, ha hablado de ello en su podcast «Calla Cabro», que conduce junto a Alberto Castro y Manuel Ramírez. Para una entrevista a #ModoBicentenario de Canal iPe, el actor y comunicador, declaró que lamentablemente aún somos un país homofóbico. Y no le faltan razones.

En el 2017, CPI realizó una encuesta donde más del 80 % de peruanos está en contra del proyecto de matrimonio igualitario y el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) e preguntó a personas que se identifican como parte de la comunidad si han recibido situaciones de violencia y discriminación, y casi el 70 % de ellos afirmó que sí. 

Este maltrato viene normalmente del entorno más cercano: familia, colegio, barrio, así como de autoridades públicas y religiosas. Si a esto le sumamos el factor raza, el conflicto se hace mayor. 

Para Ana Lucía Mosquera, activista especializada en raza, etnicidad, género y medios, «la experiencia de la comunidad LGBT+ no es una experiencia universal,  y hay que tener en cuenta que las personas LGBT+ racializadas están expuestas a múltiples violencias a causa del racismo y de la homolesbotransfobia, lo cual les coloca en una mayor situación de vulnerabilidad», sentencia.

Compromisos reales

Teniendo en cuenta todo esto, ¿qué pueden hacer las empresas para sumarte a la causa LGBT+ los 365 días del año? Parodi propone no solo vestir en las redes sociales los colores de la bandera LGBT+. En vez de eso, propicia iniciar esta conversación haciéndote, como organización, las siguientes preguntas: 

  • ¿Cuántas personas trans trabajan en tu empresa?
  • ¿A cuántas organizaciones LGBT+ has donado?
  • ¿Cuántos trabajadores ingresan a baños donde se sientan cómodos de acuerdo a cómo se identifican?
  • ¿Tus trabajadores tienen un fotocheck que respete su identidad?
  • ¿Los beneficios para tus clientes y trabajadores heterosexuales son los mismos para tus clientes y trabajadores homosexuales?
  • ¿Has participado y asistido a la marcha como una empresa aliada?

¿Y los medios?

«¿Debo tener en mi medio, hoy día, personas de la población LGBT+?» fue la pregunta que la Fundación Gabo le hizo a Nina Chaparro, coordinadora de género de Dejusticia. Ella respondió un rotundo sí. No solo por un deber de no discriminación ni inclusión de personas LGBT+ en el ámbito laboral, sino también por lo que la diversidad de personas aporta a los medios. 

«Cuanta más diversidad de personas haya en el medio, es decir, heterosexuales, lesbianas, trans, personas que han tenido distintas experiencias de vida, todas ellas juntas trabajando va a hacer que este trabajo periodístico sea más rico en ideas y opiniones», señala.

Adicionalmente, destaca la especialista, la presencia de personas LGBT+ dentro de la misma oficina hace que haya una tendencia al respeto y a la diversidad para la sana convivencia. Así, los chistes y comentarios homofóbicos tienden a disminuir y el respeto y la empatía por la diversidad también tiende a aumentar. 

«Entonces la lesbiana ya no es esa persona lejana a la que entrevisto para la nota, sino también es esa colega, amiga, que se sienta al lado mío todos los días y con la que comparto risas y opiniones. Es una persona cercana que quiere respeto», afirma Chaparro.

En síntesis, la presencia de personas LGBT+ en los medios contribuye a la no discriminación, a la inclusión, también a la riqueza periodística, y finalmente al respeto y la empatía de las personas LGBT+ dentro y fuera de una redacción.


¡Suscríbete al newsletter!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *