El equipo inauguró un local en Dasso (Víctor Maurtua 150, San Isidro) bajo el formato to go.

No es la primera vez que la industria del café atraviesa una crisis. Aunque los productores tuvieron dificultades para que la cosecha del año pasado se desarrolle al 100 %, y en muchos casos no hubo ninguna medida para mitigar estas pérdidas, la cultura del café va en aumento. Y si algo es seguro, en medio de esta crisis, es que las personas no dejarán de consumir este aromático insumo. 

Conversamos con Harrysson Neira, tostador, barista y dueño de Neira Café Lab, para que nos cuente de su relación con los productores en pandemia, del trabajo que ha venido haciendo para mantener su negocio a flote y de las oportunidades y lecciones de este último año. 

¿Cuál es tu balance de la pandemia?

Ha sido un año bastante complejo y difícil. La pandemia ha traído cierres intempestivos. Nos hemos dedicado a resistir, y tratar de que el golpe sea lo menos duro posible. El café estuvo cerrado tres meses, y de ahí empezamos a hacer delivery, lo que nos permitió resistir algo más y reconfigurar los objetivos que teníamos.

Cerramos el local del 28 de julio, en el edificio de Alicorp. Tuvimos que reducir el equipo debido a esto. Afortunadamente, el público que siempre venía a Neira volvió. Sentimos ese recibimiento de los clientes, que valoran lo que hacemos y el esfuerzo en reabrir. Gracias a ello, la tienda de siempre en Miraflores (Enrique Palacios), se ha recuperado bastante bien. Y así pudimos abrir el local en San Isidro, cerca a Dasso en noviembre del año pasado, bajo el formato to go o para llevar. 

Parte de esos cuidados ha sido tener una terraza en su local principal

Sí, ha funcionado bastante bien la terraza, el ticket promedio se ha elevado gracias a ella. Vemos que tiene un buen recibimiento la idea de «un café al aire libre», donde se pueda tener una charla como antes, con todos los cuidados obviamente. Es importante que el gobierno haya impulsado estos espacios aprovechando el retiro de las calles. 

Somos optimistas que con la vacunación, la pandemia vaya teniendo un término paulatino, sentimos que la gente está «un poco más tranquila».  Al inicio había clientes que nos decían que solo salían de su casa para venir al café y se regresaban al toque. Teníamos la responsabilidad tan grande de tratarlos de la mejor manera. Me siento muy agradecido porque todos estos años de buen servicio y buen café se ve reflejado en que la gente está volviendo. No tratamos de ser los mejores, pero sí tratamos de mejorar cada día. 

Ese buen recibimiento del público, y las ansias de volver a Neira Café Lab, también ha sido resultado de trabajar en tu marca.

Sí, ha sido fundamental el trabajo que hemos hecho en construir la marca estos 4 años que vamos a cumplir en el mercado. Ser una marca muy honesta donde la gente que trabaja transmite mucha buena onda, y donde obviamente el café es muy bueno, ha logrado que el cliente se sienta como en casa. Tomar café es una experiencia emocional más que racional.

En mi mente siempre estuvo que Neira debía ser un refugio al cual llegar después de un día pesado de chamba o una reunión no muy buena con tu jefe. Es un lugar donde te puedes olvidar de ese mal rato. Por eso, nos enfocamos mucho en el buen servicio. 

Neira Talks

Mantenerse conectado con sus clientes fue clave para Harry. Así nació los Neira Talks, espacio de conversación para unir a los nostálgicos cafeteros. 

Cuéntanos de esta experiencia…

Extrañamos a nuestros clientes y ellos nos extrañaban a nosotros. Por eso, decidimos juntarnos una vez a la semana con el equipo y conectarnos a través de nuestras redes sociales para que nos pregunten cualquier duda cafetera y para compartir un poco de lo que es Neira por dentro también. 

Cada uno de los chicos habló un tema específico: manejo en tienda, como preparábamos los cafés en distintos métodos, que tipos de café ofrecemos, cómo preparar un espresso en casa, así como las políticas a nivel interno, y del compañerismo como valores emblema de la marca. 

Además, tuvimos invitados para conocer una perspectiva distinta durante la pandemia. Estuvo presente David Torres de Bisetti, café en Barranco que tuvo que cerrar por la COVID-19. Luego, Gino Kanashiro, dueño de Origen, y Federico Bolaños de El Salvador, entrenador de baristas mundiales, con el fin de conocer una visión de lo que estaba pasando fuera. 

¿Y cómo la han pasado los productores locales?

Ha sido duro porque las cosechas se han visto afectadas porque no ha sido fácil conseguir y mantener mano de obra constante debido a que se enfermaban y tenían que hacerse pruebas. Todo este aspecto de seguridad hizo que los costos se incrementen, y que ahora el precio del café esté 15 % más arriba. Ellos saben que esto va a acabar y se están preparando para arrancar esta cosecha.

¿Cuáles son los orígenes de los cafés que ofrecen ahora?

Trabajamos con productores de Amazonas, Cusco, Puno, Cajamarca y Villa Rica. El mercado internacional paga más que en el nacional. Con la coyuntura política, ahora mismo hay una incertidumbre bien fuerte en el campo. Durante los próximos 3 meses, van a recolectar la cosecha y de allí sabrán si van a poder exportar y qué cambios harán a partir de las elecciones. 

Nuevas oportunidades

Como muchos establecimientos, Harry y su equipo vieron una oportunidad magnífica en el delivery. Aunque esto no haya sido suficiente para muchas cafeterías que tuvieron que cerrar sus puertas. Harry señala que alrededor del 30 % de los locales que solían aparecer en las guías gastronómicas ya no están más. Por eso, agradece las puertas que se han abierto en pandemia.

¿Cómo arrancaron con el delivery y cómo les va actualmente con esta modalidad de compra?

Llegamos a todo Lima y el plan es llegar a provincias y todo el mundo. Mandar nuestros mejores cafés a través de FEDEX. Dado que hay demanda, el nuevo objetivo es expandir la marca, que se convierta en algo global. Tenemos una suscripción de café, que es algo que también nació en pandemia: ofrecemos delivery gratis a cambio del prepago de un número de bolsas por semana, durante 3, 6 o 12 meses. Es un formato que nos ha funcionado bastante bien y que no habíamos mapeado pre pandemia.

¿Qué otra oportunidad vieron que no había observado antes?

La otra novedad que estamos por lanzar es la consultoría «N COFFEE ESTUDIO», donde queremos aprovechar y compartir toda la experiencia que hemos obtenido de este insumo en todos estos años. La idea es asesorar en el despliegue de nuevas marcas de café. «Hemos creado esta consultora con el propósito de poner nuestra experiencia al servicio de la comunidad y lograr contribuir al desarrollo de la caficultura peruana generando valor en los diferentes eslabones de la cadena».

Por ejemplo, hay supermercados que quieren desarrollar sus propias líneas pero no saben cómo. Hay emprendedores que también quieren empezar a hacer café, y conocer cómo tostarlo y de todo el proceso en general. Existen también proyectos interesantes con el gobierno que quieren transferir experiencia, tecnología e innovación.

Hacer planes de negocios, desarrollar los blends o construir una marca  para otros es una oportunidad que hemos visto en pandemia. Después de todo, hemos logrado los objetivos pandémicos: hacer que nuestros clientes vuelvan y seguir con estándares super altos de calidad. Seguimos más vivos que nunca.

Más información

Horario de atención: lunes a sábado de 8:00 a. m. a 7:00 p. m. y domingos de 9:00 a. m. a 7:00 p. m.

Delivery WhatsApp: +51 960 545 913

Local principal: Enrique Palacios 1074, Miraflores (cuenta con terraza)


¡Suscríbete al newsletter!

Deja un comentario