Las horas extras pueden llevar al agotamiento o burnout laboral a tu equipo. 

Una columna escrita por Andrew Hill, del Financial Times, indica que el trabajo distribuido no es, en sí mismo, nada nuevo. «Como editor de noticias extranjeras del Financial Times — mi primera experiencia de gestión — supervisé un equipo de redacción. Pero también tenía que monitorear, hablar y tranquilizar a cientos de corresponsales repartidos por todo el mundo», cuenta. 

El periodista reconoció en los actuales trabajadores que realizan teletrabajo, desde cualquier lugar del mundo, una apreciación de la conveniencia y la productividad de trabajar con flexibilidad, pero también cierta paranoia acerca de cómo ese trabajo es visto por el resto.

En el Perú,  muchos empleados se enfrentan a la misma pregunta, a la vez que enfrentan un deterioro en su salud debido a sus intensos horarios de trabajo, desventaja del trabajo a distancia, especialmente desde que la COVID-19 llegó a cambiarlo todo. 

Según el estudio «Barómetro Edenred Perú 2021: La situación laboral a un año de la pandemia», el 73 % de trabajadores indica que la carga laboral se incrementó entre 1 y 5 horas al día, a pesar de esta alarmante cifra, el 84.5 % de personas indicó que no recibió beneficios adicionales. 

De los 1056 encuestados, entre hombres y mujeres, el 54.7 % indicó que realiza teletrabajo parcial o total. De este grupo, el 73 % indicó que su carga laboral se incrementó entre 1 y 5 horas al día. Esto ha generado un desbalance entre la vida personal y laboral.

¿Cómo pedir cambios?

En el país, pese a que el gobierno peruano estableció el derecho a la desconexión digital, son muchas las empresas o líderes que no lo respetan y generan tal sobrecarga de trabajo que obligan al empleado a trabajar fuera de sus horarios, durante las noches y fines de semana. 

En esta crisis sanitaria, la salud física y mental ha pasado a ser la prioridad para los trabajadores y así surgen nuevas necesidades en la oficina para comunicar a los líderes de equipo. El portal HubSpot comparte recomendaciones sobre cómo hacerlo de manera asertiva con el fin de obtener una mejor distribución del trabajo.

Relación con el interlocutor

Si conoces a tu jefa o jefe y te sientes cómodo hablando con él, probablemente sabrás qué estilo comunicativo emplear. Sabrás cómo llegar al punto que deseas de la manera menos incómoda posible, ya que tienes experiencias previas.

Esto también te ayudará a notar si tu jefa o jefe no comparte o malinterpreta algo que dices. Estas habilidades interpersonales son importantes, ya que este tipo de conversaciones pueden volverse incómodas y generar inseguridad si la comunicación no es clara.

Que no tengas una buena relación con tu jefe no impide que puedas mantener una conversación productiva. Intenta decir qué deseas de manera clara, directa y sincera, y evita que tu interlocutor adopte una actitud defensiva. También puede ayudarte practicar con un compañero para asegurarte de expresar lo que deseas de manera clara. 

Momento adecuado

Muchos hemos tenido algunas conversaciones en momentos inadecuados. No fueron un verdadero desastre, pero no dieron el resultado deseado. No lo hagas de manera sorpresiva, programa una reunión con tu jefe para abordar exclusivamente este asunto. De esta manera, te aseguras de darle el tiempo que necesita, ya que son muchos los factores que debe considerar.

Considera reprogramar este encuentro si notas que tu jefe está preocupado por otros motivos, o incluso, si durante la reunión notas que el lenguaje corporal o verbal de tu interlocutor indica que está distraído, si es el caso, lo mejor es hacerlo en otro momento.

Preparación

Lleva algunas preguntas ya anotadas, en las que hayas reflexionado antes. Puedes, por ejemplo, preguntarte ¿qué esperas de tu vida profesional? antes de hablar sobre ella con tu jefe. Allí puedes incluir la importancia de tener un equilibrio entre tu vida personal y tu vida laboral.

Este puede ser el punto de partida para hablar de la adecuada distribución del trabajo y el respeto de tiempos en la oficina con la finalidad de poder disfrutar de hobbies, atender temas de salud que implique hacer ejercicios, cocinar saludable y más en casa, limpiar el hogar. 

El dato

En un artículo publicado el 17 de mayo, los autores, de instituciones como la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT), señalan que, cada año, 750 000 personas mueren de enfermedad coronaria isquémica y apoplejía, debido a largas horas de trabajo. 


¡Suscríbete al newsletter!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *